El museo Lone Star Flight Museum of Houston acaba de abrir sus puertas en su nueva ubicación y promete convertirse en una de las actividades favoritas para niños y adultos en Houston. Tuve la oportunidad de visitarlo con mi familia el fin de semana y vale mucho la pena ir a conocerlo ya que fueron horas de absoluta diversión.

Entrando al museo primero exploramos los hangares en donde se encuentra la colección privada de más de 40 aviones históricos.  Fue realmente impresionante, no sólo para mis hijos, si no también para mi esposo y para mí, el caminar alrededor de esos imponentes aviones y conocer la historia de cada uno de ellos.

Yo Mariana - Lone Star Flight Museum

Pudimos ver muy de cerca aeronaves como el P-47 Thunderbolt, un avión utilizado en la segunda guerra mundial en los años 40's, el TAH-1P Cobra Gunship, un helicóptero de guerra que se utilizaba para transportar tropas en los años 60's y el impresionante Boeing B-17 Flying Fortress, un avión de guerra inmenso que cuenta con cuatro motores para poder alcanzar mayor velocidad y altitud, entre muchos otros aviones realmente increíbles.

Yo Mariana - Lone Star Flight Museum Yo Mariana - Lone Star Flight Museum

De ahí descubrimos que había un simulador para volar una Ala Delta o Hang Slider en donde mis hijos aprendieron a planear sin motor y a cómo aterrizar en un punto exacto.

Después pasamos al área interactiva y de historia en donde los niños pudieron aprender, con ejemplos y actividades muy divertidas, cómo y por qué vuela un avión, además de conocer un poco de la historia aeronáutica del estado de Texas.

Para cerrar con broche de oro nuestra experiencia, nos dieron una clase de aviación en el Aviation Learning Center del museo en donde tuvimos la oportunidad de aprender cómo se le debe dar mantenimiento a un avión utilizando como ejemplo un avión real, también aprendimos a trazar una ruta aérea, a elaborar un plan de vuelo y a cómo pedir autorización para un despegue a la torre de control.

Yo Mariana - Lone Star Flight Museum

Ya con nuestro plan de vuelo listo y aprobado, ingresamos a la plataforma de cabinas de simulación en donde cada quien pudo realizar un vuelo desde el museo hasta la isla de Galveston dentro de los simuladores M-20. Cada simulador está equipado con una pantalla, audífonos de piloto, pedales operacionales, el yugo o volante del avión, y controles de altitud y velocidad que hacen la experiencia muy apegada a la realidad.

Yo Mariana - Lone Star Flight Museum

Después de varios aterrizajes forzosos y turbulencia en el aire, salimos felices después de haber experimentado lo que se siente “volar” un avión por primera vez. Mis hijos, además de haberse divertido mucho por lo interactivo del museo, aprendieron muchísimo.

Así que ya lo saben, en su próxima visita a Houston o si viven aquí, vayan a visitar con sus hijos el Lone Star Flight Museum, en donde pasarán un día increíble.

Yo Mariana - Lone Star Flight Museum

Para más información de cómo comprar boletos en línea, horarios y la dirección, consulten la página lonestarflight.org